LICENCIAS SANITARIAS

¿Quiere contratar nuestros servicios?

Contacte con nosotros, atenderemos todas sus dudas.

Solicitar +

¿Dudas? ¡Pregúntanos!

    TECNODOSIS S.L. le informa que los datos de carácter personal que proporcione rellenando el presente formulario serán tratados por TECNODOSIS S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicitamos es para enviarle un presupuesto o la información solicitada. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Le informamos que los destinatarios de los datos que nos facilite estarán ubicados en los servidores de TECNODOSIS S.L., no se cederán a terceros, salvo en su caso, otras empresas de grupo con fines administrativos internos. El hecho de que no introduzca los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender su solicitud. Podrá ejercer sus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@utpr.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puede consultarla información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

    Abrir un centro o servicio sanitario requiere dos tipos de autorizaciones o licencias sanitarias; la primera es la Licencia Ambiental a través de su Ayuntamiento y la segunda, la autorización e inscripción en el Registro Sanitario.

     

    De modo que todos los centros y servicios sanitarios, sea cual sea su especialidad, con el fin de poder ponerlos en marcha o ante cualquier modificación significativa que se realice en ellos, necesitan las licencias sanitarias y/o autorización administrativa de funcionamiento otorgada por el Registro de Centros y Servicios Sanitarios de su Comunidad Autónoma. De forma general, están sometidos a este trámite (licencias sanitarias) los siguientes casos:

     

    Inicio de funcionamiento y apertura al público

     

    Modificación de la cartera de servicios

     

    Traslado a una nueva ubicación

     

    Obras

     

    Cierre

     

    UTPR se encarga del asesoramiento, la tramitación y la obtención de Autorizaciones  o licencias sanitarias necesarias para la Legalización de la Actividad que se pretende llevar a cabo en el centro o servicio sanitario

    Si necesitas más información sobre nuestro servicio de licencias sanitarias, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

    UTPR le ofrece:

    Elaboración de la documentación pertinente para solicitar la Autorización Sanitaria y la inscripción en el Registro de Centros y Servicios Sanitarios

     

    Presentación de la documentación a los distintos Organismos Oficiales

     

    Seguimiento del expediente

     

    Solicitud de otras autorizaciones sanitarias

     

    Asesoramiento jurídico gratuito para nuestros clientes

    UTPR te ofrece todo lo que necesitas para la obtención de licencias sanitarias. Te asesoramos en todo el proceso y estamos a tu lado.

    Sobre las licencias sanitarias

    Las licencias sanitarias son uno de los aspectos más importantes que debe tener en cuenta cualquier persona, empresa u organización que desee promover la concienciación sobre la salud. En España existe el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), que controla la calidad y las normas de la atención sanitaria prestada. La función de este organismo es supervisar la calidad de los servicios sanitarios en todo el país y establecer la referencia de lo que se puede dar como estándar. Corresponde al CGCOM velar por que todos los servicios sanitarios se ajusten a sus normas, y por qué aquellos servicios que no cumplen estas directrices se pongan en marcha para corregirlos antes de que causen verdaderos problemas.

    La evolución de las licencias sanitarias

    El sector sanitario está en constante evolución y desarrollo. Constantemente surgen nuevos procedimientos, medicamentos y equipos de diagnóstico que hay que probar y ajustar para mejorar el tratamiento y la atención. A medida que esto se desarrolla, significa que los procedimientos y tratamientos existentes se adaptan para garantizar que siguen proporcionando un servicio eficaz. Por ejemplo, mientras que la sustitución de cadera ha sido la norma para el reemplazo de cadera en los Estados Unidos durante muchos años, la tecnología y el método utilizado para llevar a cabo la cirugía de cadera ha cambiado drásticamente en la última década y media. Esto significa que cualquier servicio sanitario que quiera ofrecer tratamientos que se ajusten a los nuevos procedimientos tendrá que solicitar una licencia sanitaria.

    La necesidad de que los servicios sanitarios obtengan licencias sanitarias se debe también a la legislación y la normativa vigentes en materia de servicios sanitarios. Estas varían de una zona a otra y pueden cambiar de vez en cuando. También hay procedimientos administrativos para que los servicios sanitarios presenten su solicitud y la tramiten. Esto puede causar retrasos considerables en el proceso y para los profesionales médicos puede tener un impacto negativo en la atención al paciente. Por tanto, es esencial que las organizaciones sanitarias soliciten una licencia sanitaria lo antes posible para poder realizar los ajustes necesarios y garantizar la mejor atención posible.

    Licencias sanitarias y la calidad de servicio 

    También se establecen la calidad y los niveles de atención que deben ofrecerse en los distintos hospitales y establecimientos médicos de todo el país. Todas las empresas del sector sanitario están obligadas a cumplir estas normas de calidad y seguridad que se establecen para garantizar que todos los trabajadores sanitarios y los servicios prestados sean seguros para los pacientes que los utilizan. También se realizan pruebas periódicas en los servicios sanitarios para comprobar que siguen cumpliendo las normas de calidad.

    Toda empresa de servicios sanitarios que desee solicitar una licencia sanitaria debe demostrar que la actividad que realiza cumple determinados criterios. Para ser calificado, en la industria sanitaria se debe demostrar que es capaz de realizar el trabajo que anuncia de una manera competente que cumple con las directrices que hay para el servicio. Para demostrarlo, el servicio sanitario debe someterse a una serie de evaluaciones de calidad realizadas por un organismo externo.

    Esta forma de control de calidad no está incluida en la forma de inspección de los servicios sanitarios. Es decir, esta sería la última inspección antes de expedir la licencia. Una vez expedida, la licencia es válida durante un determinado periodo de tiempo denominado “vida útil” de la licencia. Una vez transcurrido este periodo, el profesional está obligado a realizar evaluaciones continuas de la calidad de los servicios sanitarios cada año para garantizar que los estándares se mantienen en un nivel aceptable. Si después de la vida útil de las licencias emitidas existe la preocupación de que se haya producido un empeoramiento de la calidad del servicio, se considerará la posibilidad de tomar medidas en virtud de la Ley de Salud Pública en relación con la revisión obligatoria de la licencia.

    Beneficios de las licencias sanitarias

    Las licencias sanitarias aportan beneficios para quienes desean prestar una asistencia sanitaria de calidad en determinados ámbitos. Estas áreas se conocen como Franquicias Sanitarias y Prestaciones Sanitarias. La finalidad de las Franquicias Sanitarias es prestar servicios sanitarios de calidad a los pacientes en los centros sanitarios designados. 

    Los servicios sanitarios prestados por los profesionales de la salud que tienen licencia sanitaria pueden ser muy variados. Entre ellos hay médicos, cirujanos, enfermeros, dentistas y otro personal médico. La función de estos profesionales de la medicina es tratar y diagnosticar a los pacientes que no tienen acceso a la asistencia sanitaria hospitalaria.

    Qué son las autorizaciones sanitarias

    La industria farmacéutica suele estar en primera línea cuando se habla de autorizaciones sanitarias. Sin embargo, lo que no es tan conocido es que existen multitud de requisitos de autorización que regulan la fabricación, el suministro y la prescripción de productos farmacéuticos. 

    La autorización sanitaria es obligatoria antes de que cualquier producto farmacéutico pueda ser comercializado para su venta. Esto incluye a los medicamentos de venta libre y a los de venta sin receta. Algunas de las áreas de interés de las autorizaciones sanitarias giran en torno a la protección de los datos personales. Los datos personales son los que recogen, guardan o almacenan los profesionales de la salud con el fin de atender o diagnosticar a los pacientes.

    Contribución de las autorizaciones sanitarias

    El primer ámbito en el que se centra la autorización es el suministro a los profesionales de la salud de información sobre otras condiciones de salud que puedan ayudarles a diagnosticar un problema concreto con el paciente. Todos los datos suministrados son de extrema relevancia para obtener la mejor solución para curar a un paciente con una enfermedad determinada.

    El segundo ámbito de interés se centra en la recogida de datos de pacientes a los que ya se les ha diagnosticado alguna enfermedad. La principal razón para acceder a los historiales médicos personales de pacientes con enfermedades es ayudar a los profesionales de la salud a poder detectar a tiempo posibles problemas y desarrollar tratamientos para estas enfermedades. La implantación de las autorizaciones sanitarias garantiza a los profesionales sanitarios la privacidad de estos historiales para su propio uso en el tratamiento de los pacientes. 

    El último objetivo principal de la autorización sanitaria es controlar la producción y venta de productos farmacéuticos. El control suele imponerse sobre el proceso de fabricación del producto, más que sobre la venta del producto acabado. Por ejemplo, la Autoridad de Alimentos y Medicamentos de la India puede conceder una autorización sanitaria para fabricar un medicamento que no ha sido aprobado por la FDA. La razón de esta autorización es garantizar que el medicamento no tenga efectos secundarios o riesgos que puedan asociarse a él. La autorización también es necesaria para los medicamentos patentados que se van a vender fuera del país, ya que deben ajustarse a las leyes locales.

    Beneficios de las autorizaciones sanitarias

    No es ningún secreto que la industria farmacéutica es uno de los mayores responsables de los problemas sanitarios mundiales a los que nos enfrentamos hoy en día. Cada año aumenta el coste de los medicamentos, y la mayoría de ellos se fabrican en países donde su precio es más elevado que en Occidente. Por ello, la gente suele tener dificultades para pagar los medicamentos que necesitan para mantenerse sanos y para sus familias. Aquí es donde las autorizaciones sanitarias pueden ser útiles. La introducción de sistemas de autorización ha supuesto que las empresas farmacéuticas tengan que demostrar por qué se debe aprobar el uso de un determinado medicamento, en lugar de basarse únicamente en sus beneficios como factor determinante.

    Para poder solicitar la autorización, los productos farmacéuticos tienen que someterse a una serie de pruebas, como ensayos clínicos y comprobaciones de antecedentes. Una vez aprobadas, las autorizaciones sanitarias permitirán a las empresas farmacéuticas fabricar los medicamentos y proporcionarlos a la comunidad médica para su uso. Como estas autorizaciones demuestran que la empresa ha realizado una investigación legítima y que se han eliminado los riesgos para la salud, su principal beneficio es que los fármacos sean mucho más fáciles de obtener y, en consecuencia, habrá más personas que los tomen, con lo que la salud de nuestra sociedad mejorará considerablemente.

    Aunque en general no sea posible eliminar por completo los productos farmacéuticos del mercado, hay muchas medidas que se pueden tomar para limitar su influencia en el sistema sanitario mundial. Las farmacéuticas deben demostrar cómo mejoran la salud de la sociedad desarrollando medicamentos que mejoren la salud y curen las enfermedades y dando a los pacientes acceso a medicamentos asequibles que ayuden a mantener una buena salud. Si se introducen estos cambios en el funcionamiento de la industria farmacéutica, la salud de nuestra sociedad se beneficiará enormemente.